Las playas de Quintana Roo enfrentan como nunca antes la llegada de una cantidad atípica de sargazo. Este fenómeno natural ha estado presente en el Caribe durante años en los que algas flotantes son traída por los cambios de corrientes. No obstante, en los últimos años la situación ha empeorado, especialmente durante la temporada de verano, generando incomodidad entre los turistas, los habitantes de la cosa por supuesto, convirtiéndose en un inconveniente para el sector turístico de Cancún, la Riviera Maya y el Caribe Mexicano en general.

Si bien esta situación está completamente fuera de nuestro control, las acciones para enfrentar el problema se están tomando. Tras un largo periodo de investigación, el gobierno estatal a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, además de empresarios, hoteleros y con la ayuda de muchos voluntarios preocupadod por cómo este problema afecta a Tulum, han estado trabajando en un proyecto que consiste en la instalación de barreras de contención en la costa de Cancún y la Riviera Maya para detener el sargazo en el mar, antes de que llegue a las playas, en las que miles de personas nadan y disfrutan sus vacaciones o su tiempo libre. Las barreras están pensadas y diseñadas para ser no contaminantes y resistentes, a fin de prevenir la degradación del ecosistema marino.

La recolección del sargazo es más que una cuestión estética, para mantener el atractivo turístico, una necesidad urgente en pro de preservar la salud de los visitantes, la población en general y del ecosistema.

Existe un fuerte compromiso tanto del gobierno federal como de las empresas privadas de Tulum para seguir luchando contra la situación del sargazo, con el fin de detener o por lo menos disminuir la afectación tanto de la industria turística como del ecosistema de playas, principal atracción para los visitantes al Caribe Mexicano.

Es importante aclarar que la llegada del sargazo depende entre otros factores de los cambios en las corrientes marinas, por lo que es imposible saber cuándo o dónde llegará con exactitud. De la misma forma, en ocasiones pareciera como si “mágicamente” desapareciera de la playa. De lo que estamos seguros es que disminuye durante el otoño y esperamos verlo disminuir en las próximas semanas.

Las playas de Tulum son la joya más grande de la corona que conocemos como Riviera Maya. Sin embargo, debemos tomar en cuenta este destino turístico ofrece varias actividades alternativas, como ir a los cenotes para nadar y bucear, visitar los sitios arqueológicos o disfrutar de la divertida vida nocturna, entre otras. En María del Mar hotel boutique, siempre tendremos la mejor recomendación y consejos para que disfrutes de una excelente experiencia de vacaciones.